¿Que compensación puedo solicitar, si me mordió un perro?

0
4015

En casos de mordeduras de perro, el dueño del animal suele ser el principal y único responsable. Sin embargo, el grado de la culpa del dueño varía dependiendo de la situación en la que el incidente se haya tenido lugar.

En la mayoría de los estados, si el ataque ocurre en un área pública o privada en la cual la víctima tenía derecho a estar presente, el dueño del perro puede ser considerado responsable. Frecuentemente, el dueño es culpable por las acciones del perro sin importar si tenía o no tenía conocimiento previo de la agresividad del animal.

Es decir, cuando un animal ataca, el dueño no podrá alegar que el perro no había sido violento hasta entonces, intentando poner parte de la culpa en la víctima del ataque. Sólo existen dos excepciones:

a) Que la víctima haya provocado al perro; en este caso el dueño estaría libre de responsabilidad, siendo estos casos muy poco comunes.

b) Tampoco hay culpa del propietario si es que la mordedura ocurrió dentro de la propiedad privada del dueño y esta tenía un letrero visible que decía “Cuidado con el perro.”

Tras sufrir un ataque de este tipo y, con ayuda de un abogado, demostrando responsabilidad por parte del dueño, usted podría conseguir compensación por: Gastos médicos presentes y futuros; dependiendo de la gravedad del ataque, la víctima se verá en la necesidad de pagar por tratamientos médicos y medicación.

Todos estos gastos deben correr por cuenta de los responsables del infortunio. Pérdida de ingresos; también dependiendo de la gravedad del hecho, la víctima podría verse forzada a reposar y por lo tanto encontrarse con la imposibilidad para trabajar y continuar con su vida cotidiana.

En caso de tener que pedir días en el trabajo por problemas de salud, la compensación por el accidente deberá incluir el pago por todos los días en los que la víctima no pudo continuar con su trabajo. En caso de que, a causa del accidente, la víctima pierda su trabajo, la compensación en términos de pérdida de ingresos será mucho mayor. Dolor y sufrimiento; la mordedura de un perro puede causar un profundo dolor, no sólo en el preciso momento del hecho sino también a lo largo del período de recuperación que implica una situación de estas características.

Este dolor y el sufrimiento, una vez ocurrido el ataque, son imposibles de evitar, es así que los mismos son traducidos en términos económicos a la hora de la compensación. Angustia emocional; una situación de estas características, que implica dolor, sufrimiento, la imposibilidad de trabajar, más el susto y el trauma, puede generar una profunda angustia, que hasta puede hasta llegar a convertirse en depresión.

En caso de reclamar compensación, esta angustia también será tenida en cuenta a la hora de calcular la compensación que corresponda.

Comentarios