Formas de desalojar un inquilino que dejo de pagar la renta en tu propiedad

0
42

El acuerdo de renta de una propiedad, es una actividad que se realiza desde hace muchos años, por lo que hay mucha información que es de conocimiento de muchos, incluso cuando nunca se hayan visto envueltos en un tipo de negocio de este tipo, pero hay otros datos que son fundamentales, y que a veces no son conocidos aunque se forme parte de este mundo. Si se quiere empezar a rentar una vivienda, hay que aprender primero algunos términos y palabras importantes de este medio, por ejemplo ARRENDAMIENTO (conforme a nuestras leyes) es el contrato en el cual, dos partes se comprometen a recibir un beneficio mutuo, estas partes se denominan arrendador (aquella persona dueña del inmueble quien se beneficiará económicamente por disponer de un espacio de su propiedad), y el arrendatario (quien debe de pagar por el uso y posesión del espacio que no es de su posesión), ambos establecen el acuerdo de renta, donde se contemplan el valor, la entrega y los tiempos de pago (usualmente mensuales).

Dentro de las problemáticas que existen en este tipo de negociaciones una de las más comunes es cuando el arrendatario deja de cumplir con su parte del contrato, es decir, deja de realizar el pago acordado o viola alguno de los términos de la negociación, o bien si el arrendador desea recuperar su propiedad, se podrá enfrentar con la problemática de que no se desaloje el inmueble, en cuyo caso podrá seguir cualquiera de los métodos a continuación.

Demanda de desahucio

proceso legal por demanda de desahucio

Esta es la primera opción a seguir, ya que implica proceder judicialmente o por vías legales; consiste en levantar una demanda, la cual se realiza ante un juez, en esta se busca pedir la recuperación del inmueble, esto brinda el apoyo de las autoridades, ya que se exige el derecho de recuperar tu posesión por incumplimiento del contrato de parte del arrendatario.

Esta demanda es un proceso que se ha agilizado con el paso del tiempo para evitar crear problemas y pérdidas para el arrendador, pero se debe de tener en cuenta que los recursos con lo que cuenta el Estado (conocidos como los juzgados) no cuentan con todos los medios que necesarios para realizar este procedimiento sin demoras o interrupciones.

Cosas a tomar en cuenta al realizar una demanda

Al realizar la demanda del desahucio se debe de tener en cuenta distintos puntos que deben de pasar para poder realizar esta demanda:

  • Se acumuló una deuda mayor a tres meses de renta
  • Se debe de haber entregado una notificación de subsanación y esta se ignoro
  • Dentro del inmueble se realizan actividades ilícitas
  • Se dañó la propiedad gravemente

La notificación de subsanación o abandono es un aviso a los arrendatarios porque estos fallaron en una clausula menor del contrato de arrendamiento, esto podría ser darle un mal uso a las instalaciones, daños menores y constantes a la propiedad, introducción de algún animal cuando no se está permitido en el contrato, entre otras faltas.

Si esta notificación se entrega y se hace caso omiso la demanda deberá ser iniciada.

Posibles reacciones del inquilino

El inquilino puede presentar alguna de estas reacciones y aquí te advertimos de ellas para que te encuentres preparado.

  • Reusarse a desalojar y mantener la deuda: Un escenario bastante común el cual, al llegar el día del desalojo, el personal del juzgado entrara al inmueble y desalojará al inquilino en ese momento y regresara la posesión del mismo al arrendador.
  • Liquidar la deuda y conceder el inmueble: es el mejor de los casos a suceder.
  • Liquidar la deuda y continuar en el inmueble: si al recibir el aviso de desalojo y el arrendatario solo cuenta con una deuda a liquidar queda en el arrendador la opción de mantener el contrato.
  • Regresar el inmueble y no pagar la deuda: en este caso se da por finalizado el proceso en relación al desalojo, y procede una reclamación por la deuda.
  • Se presenta una contrademanda: En este escenario se lleva a cabo un juicio en la fecha cuando se realizaría el desalojo.

 

Negociación

Para lograr un buen resultado, lo mejor es recurrir a la negociación, para lo cual primero se debe tener pleno conocimiento de en qué forma se ha incumplido el contrato de arrendamiento, esta es la forma más recomendable de llegar a una solución, ya que el proceso de demanda puede ser tardado y desgastante para ambas partes. En este escenario el arrendador y el arrendatario dialogan el motivo por el cual se está generando una deuda y si es que el inquilino está o no en disposición a cubrir esta deuda, ya que puede ser el caso de que por motivos de fuerza mayor, el inquilino atraviésese una etapa donde no puede hacerle frente al pago de la renta, en casos como este se puede proceder mediante la modificación del contrato evitando generar una penalización y un problema mayor.

Para negociar, es importante que tanto propietario como inquilino sean conscientes de la situación y necesidades del otro.

A la fuerza

desalojo de inquilinos

Este es el método menos recomendado debido a varios problemas que se pueden suscitar. Este método consiste en el desalojo de los inquilinos mediante la fuerza o la intimidación, sin embargo, abre la oportunidad a los arrendatarios de presentar una demanda ya que estos son actos ilegales e incurren en un delito el cual es el despojo y allanamiento.

Otra forma (igualmente ilegal) de realizar esta acción es desalojar sin una demanda previamente presentada ante un juez, cambiar la cerradura del inmueble (pues se considera allanamiento de morada), entrar a la vivienda sin permiso del inquilino, cortar los suministros (agua, electricidad o gas) o dejar de pagarlos (en el caso de que el propietario del inmueble los pague), etc.

Estos actos son delictivos porque, aunque el inquilino no page la renta, legamente hablando, él es el poseedor de la vivienda mientras el contrato no se encuentre anulado por ambas partes o un juez, llegando a la posibilidad de que el arrendador sea demandado por allanamiento de morada o por coacciones.

En realidad es una práctica muy habitual para intentar extorsionar al arrendador haciendo fraude a favor del arrendatario y creando escenarios funestos para el arrendador. Por eso al rentar un inmueble siempre se recomienda asesorarse con empresas y trabajadores expertos en el área, buscando oportunidades que ofrezcan protección, garantías y seguridad para ambas partes. Firmar el contrato de arrendamiento no representa el final del proceso, por el contrario, es solo el inicio de lo que implica una relación entre arrendador y arrendatario durante la vigencia del periodo de renta.