ENTRA EN VIGENCIA LEY CONTRA EL PLÁSTICO EN MÉXICO

0
297

En los últimos años se ha desarrollado mayor conciencia sobre el uso del plástico. Según cálculos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 2050 podría existir más plástico que peces en los mares y cerca del 99% de las aves marinas podrían haber ingerido estos residuos. Y es que, investigaciones mencionan que más de ocho millones de toneladas de basura plástica termina en los océanos cada año. Así que se está efectuando un mayor compromiso respecto al uso de plástico. 

Por ejemplo, debido a que el popote tarda en degradarse más de 500 años, organizaciones han exhortado a la población a eliminar su uso. En su lugar, el mercado ha propuesto diversas alternativas que sustituyan sus funciones. Según el portal  Reviewbox.mx, actualmente podemos encontrar diversas opciones de popotes fabricados con materiales 100% ecológicos, como bambú, de papel, de semillas de aguacate, los cuales no dañan el medio ambiente, son orgánicos y tienen larga duración e incluso son comestibles. También podemos encontrar popotes de vidrios que pueden verse a través del artículo. 

Aunque cada vez más personas y negocios se unen a esta iniciativa, algunos países han optado por legislar el consumo responsable del plástico. En Ciudad de México, por ejemplo, se ha prohibido el uso de bolsas de plástico a partir del 2020. En el mercado Medellín, en el cosmopolita barrio Roma de la capital, podemos ver a los consumidores cargando sus bolsas de tela para llevar sus alimentos, al igual que otros en los supermercados. 

“Prefiero llevar mi carrito o mi bolsa, otra bolsa de manta o de tela y, lo que más puedo, evitar que me dan las bolsas de plástico”, mencionó a la AFP, Rosa María Huidobro, de 65 años. 

La restricción que por el momento se limita a las bolsas, se incrementará en 2021 con la inclusión de otros plásticos de un solo uso, tales como los popotes, vasos y cubiertos, globos, cápsulas de café y tampones. Sin embargo, en el mercado Juárez, en el barrio Roma de la capital, el panorama es menos halagador. Y es que, muchos puestos de frutas y verduras desafían la prohibición y continúan entregando bolsas plásticas a los clientes. 

Los motivos por los que las personas tienen problemas en desarrollar este nuevo hábito se debe a que, durante muchos años, las tiendas, mercados o restaurantes utilizaban bolsas para empaquetar los productos por pequeño que fuera, incluso aquellos artículos que ya venían embolsados en fábrica. Por esta razón, la ley busca reducir el consumo frenético del material altamente contaminante. 

De acuerdo con el investigador Omar Arellano, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la prohibición de bolsas plásticas es un punto de partida que muestra que pueden existir nuevas formas de consumo en la sociedad. Sin embargo, el gobierno local continúa enfrentándose al camino lleno de obstáculos por recorrer.